Fachada para el edificio anexo al Ministerio de Hacienda

Antes de entrar en la explicación del anteproyecto, queremos contarles la experiencia de trabajar en éste concurso, si bien no hemos sido seleccionados por el jurado, estamos orgullosos del trabajo realizado, fueron dias de trabajo con idas y vueltas, algunas frustraciones pero siempre pensando en equipo y cada uno aportando su conocimiento para llevar adelante el proceso.

En este caso hemos trabajado junto con el arquitecto Jesús Cerqueiro, docente de la cátedra Pedemonte en Fadu-Uba. Esperamos seguir participando en mas concursos y por supuesto que damos la bienvenida a distintos profesionales que quieran sumarse a éste ámbito de trabajo y búsquedas proyectuales distintas.

A continuación compartimos la memoria que explica nuestra propuesta para la fachada:

El anteproyecto de fachada para el edificio anexo se encuentra vinculada a distintos conceptos: plasticidad, lectura de patrones, sustentabilidad, expresión, propuesta urbana, entre otros. Junto con éstos conceptos, hemos diseñado una fachada que trae consigo un compendio de componentes que, combinados de manera armoniosa pasan de un ritmo vertiginoso y plástico, atraviesa un relativo orden para terminar envolviendo el edificio logrando así un todo que, con tratamientos propicios para una época donde no solo el ahorro del consumo energético es importante, sino también el razonamiento del diseño y la búsqueda de lo particular para entender la totalidad.

Para comenzar, al realizar el análisis del edificio existente, leyéndolo de manera vertical, fácilmente podemos detectar el clásico basamento, desarrollo y remate. Consideramos necesario trasladar esa lectura a hoy no solo por haber sido exigencia de los promotores, sino también por haber sido un recurso clásicamente utilizado en obras de arquitectura. Además, es indispensable el recurso para poder resolver y evidenciar el encuentro de los elementos salientes, de difícil resolución teniendo en cuenta lo contemporáneo de la arquitectura propuesta.

Por otro lado, haciendo un barrido horizontal de la fachada, hemos detectado una secuencia de líneas verticales y un ritmo que, traído al siglo XXI y pensando en la vigencia y permanencia que debe tener nuestro planteo con el correr de los años, repercute en la morfología de los elementos utilizados.

Esta pieza de hormigón tiene los mismos principios que ha tenido la arquitectura clásica, basamento, desarrollo y remate, pero, teniendo en cuenta la actualidad, la misma tiene tratamientos propios de la búsqueda plástica, primordial para nosotros. En el basamento, diseñamos elementos que generan una escala peatonal, un elemento contemporáneo en el primer piso, da lugar a la primera y fundamental unión: el balcón del edificio existente y su vinculación con el edificio nuevo, son clave para poder generar unidad y convivencia. La sección del balcón se vio alterada al llegar al edificio nuevo, con tratamientos modernos, molduras, salientes, elementos revestidos con el mismo material del balcón existente, logran la primera y contundente fundición entre las partes.

Llegando al desarrollo de la pieza vertical del edificio, el elemento cobra un carácter plástico, con carpinterías ritmadas, re-interpretando el orden establecido del edificio existente. Nuestra propuesta de piezas verticales de sección irregular, se debe a una interpretación de las líneas traídas de la lectura del edificio y también las diagonales que delimitan el terreno. De ésta forma, la sección del componente principal, inexorablemente debe tener una sección particular, debido a la comprensión de lo contemporáneo de la propuesta. En otras palabras, hemos hecho una lectura de lo clásico de la arquitectura, entreverada con una propuesta contemporánea del siglo XXI.

Ya en el remate del edificio, nos encontramos con el desafío de proponer una nueva vinculación entre la cornisa existente y la nueva. En este caso, optamos por vincular mediante el vacío. La separación de elementos y la tensión de la distancia son las que vinculan las dos cornisas. Ambas, de distintos materiales, se unen por separación y forma, produciendo así, una lectura más urbana. Entre las cornisas se encuentra una pieza clave para la vinculación, un elemento de tratamiento plástico, de hormigón armado, que hace las veces de fuelle entre las cornisas, alineado con la pieza ubicada en el primer piso, generando así un remate del elemento, los límites del remate, están dados por las lecturas horizontales del edificio. El hormigón propuesto, es un hormigón armado con terminación lisa y con un tono claro, dotando de ésta manera a la pieza, de un tono que no agreda los colores del entorno inmediato.

Con respecto a los paños vidriados, hemos decidido utilizar el sistema de piel de vidrio, el cual nos permite la utilización de vidrios de mayores dimensiones. Separado de ésta piel, hemos propuesto carpinterías individuales en cada nivel. El sistema elegido es A30 new, debido a sus prestaciones y conocida calidad. La separación de ambos paños, generan una fachada ventilada que disminuye el consumo energético debido a la circulación de aire a través de distintos niveles. Tanto en el comienzo como en el remate de la piel de vidrio, propinemos rejillas de ventilación galvanizadas que permiten la circulación del aire. Los montantes del sistema de piel de vidrio están sujetos por una viga formada por dos perfiles UPN n° 140 hermanados, rellenos con aislantes y tratamientos que evitan el par galvánico debido al revestimiento de aluminio que reviste los perfiles.

Ya en la medianera, hemos decidido generar elementos que favorezcan las lecturas más lejanas debido al tamaño de los paños. Nos hemos guiado por los lineamientos del código de edificación en cuanto a aventanamientos y espesores. En este caso, debido a la exposición de la medianera al sol del oeste, también generamos sistemas de fachada ventilada que optimizan el consumo energético.

Consideramos esencial para una propuesta de ésta envergadura, el razonamiento y la búsqueda de plasticidad y riqueza de encuentros. Este pensamiento proviene de haber leído el edificio existente y de haber detectado tratamientos de revoques, molduras, salientes, elementos arquitectónicos y distintos espesores. Es indispensable para nuestra propuesta poder haber entendido esos recursos y volcarlos en los distintos encuentros con que la fachada cuenta, tanto en el basamento, en el desarrollo y en el remate, logrando así, una re-lectura de los tratamientos propios de una arquitectura de otro siglo.

 

Ahora, las imágenes

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s